Los famosos quieren ser presidentes

Del rapero haitiano Wyclef Jean al ajedrecista ruso Gary Kasparov y del futbolista liberiano George Weah a la miss venezolana Irene Sáez, pasando por el escritor peruano Vargas Llosa o el magnate italiano Silvio Berlusconi.

Los intentos de personas célebres por gobernar sus países devienen frecuentes, en tiempos de crisis de la política, de deterioro de la imagen de los partidos y de auge de la sociedad mediática, de la televisión e internet, en los que esos líderes sociales pueden comunicarse directamente con la ciudadanía.

Los casos de las últimas décadas, que corresponden sobre todo a regímenes presidencialistas, revelan que la fama no garantiza el éxito electoral y que estos aparentes intentos de renovación pueden degenerar en el clásico populismo. “Mi intención es llevar al país a un terreno más allá de las ideologías”, declaró el cantante Wyclef Jean cuando anunció su candidatura a la presidencia de Haití, con el habitual discurso del aspirante que irrumpe desde fuera del sistema, con un mensaje de regeneración generalmente poco concreto.

Al presentarse en 1994, Berlusconi decía que deseaba “unir, dar por fin a Italia una mayoría y un gobierno que sean capaces de satisfacer las necesidades más hondas de la gente común”. “Debemos abrazarnos y coincidir en unificar Liberia a través de nuestro amor y tolerancia”, afirmaba en el 2004 el candidato Weah, a quien la FIFA nombró futbolista del año en 1995. …
Fuente: La vanguardia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios